Identifican un eslabón perdido en el desarrollo del Alzheimer

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Estados Unidos, han descubierto una proteína que es el eslabón perdido en la compleja cadena de acontecimientos que conducen a la enfermedad de Alzheimer, como informan en la edición de este miércoles de la revista 'Neuron'. Los científicos también han encontrado que el bloqueo de la proteína con un medicamento existente puede restaurar la memoria en ratones con daño cerebral que imita la enfermedad.

"Es muy interesante que, de todos los eslabones de esta cadena molecular, esta proteína puede ser el blanco más fácil de los fármacos", destacó Stephen Strittmatter, profesor de Neurología y autor principal del estudio. "Esto nos da una gran esperanza de que podamos encontrar un medicamento que funcione para aliviar la carga de la enfermedad de Alzheimer", agregó.

Los científicos ya han proporcionado un mapa molecular parcial de cómo la enfermedad de Alzheimer destruye las células cerebrales. En trabajos anteriores, el laboratorio de Strittmatter mostró que los péptidos beta-amiloides, que son el sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, se emparejan con proteínas priónicas en la superficie de las neuronas y, por un proceso desconocido, el acoplamiento activa un mensajero molecular dentro de la célula llamada Fyn.

En el nuevo documento, el equipo de Yale revela el eslabón perdido en la cadena, una proteína en la membrana de la célula llamado receptor de glutamato metabotrópicos 5 o mGluR5. Cuando la proteína queda bloqueada por un fármaco similar al que está siendo desarrollado para el síndrome de X frágil, se restauraron los déficits en la memoria, el aprendizaje y la densidad de sinapsis en un modelo de ratón de la enfermedad de Alzheimer.

Strittmatter destacó que deben poder diseñarse nuevos medicamentos para orientar con precisión la interrupción de mGluR5 en casos humanos de la enfermedad de Alzheimer y dijo que su laboratorio está explorando nuevas maneras para conseguirlo.

Catalunya aprueba una mejora de la coordinación de servicios sociales y sanitarios

La Generalitat ha anunciado este martes la puesta en  marcha de un plan específico para aumentar la coordinación entre los servicios sociales y  sanitarios, un aspecto que afecta especialmente a pacientes con  enfermedades crónicas y dependientes, tras constatar que "un porcentaje muy  alto" de ingresados en camas hospitalarias podrían recibir una atención más  adecuada desde los recursos sociales y viceversa.

En rueda de prensa tras el Consell Executiu, el conseller de Salut de la  Generalitat, Boi Ruiz, y la consellera de Benestar Social i Família, Neus Munté,  han celebrado la puesta en marcha del plan como "un paso más para enlazar  recursos" y crear rutas compartidas de los servicios, en la línea con el Plan de  Salud de Catalunya 2011-2015, centrado sobre todo en la atención de los  pacientes crónicos.

Según cifras de la Generalitat, los pacientes crónicos protagonizan al año  50.000 ingresos hospitalarios en gran medida evitables, y pese a representar el  6% de la población, tienen un coste para el sistema de 9.000 euros por cápita  frente a los 1.130 de la población general -copan el 47% del gasto farmacéutico,  el 63% hospitalario y el 96% sociosanitario-, en un contexto en el que el  envejecimiento de la población hace prever un crecimiento de este colectivo.

El brócoli ayuda a frenar la artrosis, según científicos británicos

Un grupo de científicos británicos asegura que comer brócoli en abundancia ayuda a frenar el desarrollo e  incluso podría prevenir la artrosis, informa este miércoles la  cadena británica BBC.

El equipo de investigadores, de la Universidad de East Anglia (en Norfolk, al  este de Inglaterra), ha comenzado a ejecutar ensayos con seres humanos tras el  éxito de las pruebas llevadas a cabo en el laboratorio sobre células y  ratas.

Esas pruebas realizadas sobre células y ratas demostraron que un compuesto  del brócoli -que también se obtiene en las coles de bruselas o  repollos- bloqueaba una enzima destructiva considerada clave en los daños que se  producen en el cartílago.

Los expertos sostienen que ese vegetal resulta ser muy rico en nutrientes y  sustancias como la glucorafanina, que se transforma eventualmente en otra  llamada sulforafano, que a su vez repercute en la protección de las  articulaciones afectadas por la enfermedad.

Según el citado canal británico, los voluntarios que participen en la  investigación pasarán dos semanas sometidos a una dieta rica en una variante del  brócoli, llamada Beneforte y que resulta de un cruce entre el  brócoli común y una variedad salvaje de Sicilia (Italia).

Un total de veinte pacientes se alimentarán con Beneforte, mucho más rico en  nutrientes que el brócoli común, y posteriormente pasarán por el quirófano para  reparar sus rodillas. Será entonces cuando los científicos observarán y  analizarán el tejido cartilaginoso de la articulación para comprobar el impacto,  si es que lo ha habido, de la ingestión continuada y abundante del vegetal.